Follow me

sábado, 31 de diciembre de 2011

Last day...

Querida tú,
Como puedes comprobar el tiempo ha vuelto a volar como de costumbre. Han pasado día tras otro completando los 365 que forman un año de diversas emociones y momentos inigualables. Días de emociones, llantos, desesperación, angustia, recuerdos...pero que a la vez han estado repletos de amor, amistad, cariño, risas, compañía, satisfacción, orgullo, esperanzas...Y no hay arrepentimientos que valgan, no hay penas, no hay remordimientos ni conciencia intranquila. Todo lo ocurrido tiene su por qué, sin algunos momentos ahora mismo nada seria igual. Es necesario todo lo pasado, todo lo acontecido en tu vida, y ponte a recapacitar, e intenta sacar el lado positivo a todo, no puedes decir a nada que ojalá no hubiera sucedido así. 
Se que cada día eres más consciente de que las cosas no son fáciles, y aquello que lo sea no vale la pena. Aprendes poco a poco a que cada momento es irrepetible aunque para ello tengas que repetírtelo todas las mañanas al abrir los ojos y saber que te queda un día más por delante. Otro día que pasará a formar parte de tu memoria, de tus queridos recuerdos a los que te aferras en momentos y en los cuales demuestras ser una gran persona bohemia; que ama la lluvia mucho más que al sol, que un día gris calma y hace reflexionar. Sí...al pasar los años vas viendo que nada permanece igual, por mucho que queramos, por mucho que lo sintamos o pidamos por ello...nada. Supongo que ese es uno de los secretos de la vida, y que pocos valoran. 
Así das por finalizado un año, y así das comienzo a otro. ¿Mejor? ¿Peor? No se sabe...pero sí tiene que ser deseado porque es otra oportunidad, otra puerta abierta a las alegrías y a la felicidad, esa que te llena en ocasiones dibujando una gran sonrisa en tu cara. 
Año podido de resumir en todas las entradas, en todas los escritos en los cuales reflejas desahogo, reflexión, melancolía o felicidad. Reflejo de las distintos momentos a los que la vida nos lleva y que nos hacen sentir. 
Desilusión...gran palabra que te ha inundado en varias ocasiones, y en las cuales has podido salir. Hay que mirar hacia delante, para poder observar bien lo que viene porque si cada 2,3 segundos o minutos miras hacia atrás no verás lo de delante con tanta claridad. Sabes que con el tiempo las desilusiones se convertirán en grandes ilusiones y fuerzas. En el arropo del amor, o de la soledad...ya no importa, no es necesario, no es algo imprescindible. Ahí estás tú, ahí estoy yo.

So fast...

1 comentario:

  1. Hola, digamos que soy “nueva” ene este mundillo, lo que pretendo es que os paséis por mi blog :
    http://teseguirehayadondevayas.blogspot.com/, para que aportéis vuestros criterios para crear un buen blog. Estaré encantada de leerlos, y agradecida de ellos.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar